La vivienda sale de la cueva para apoyar la economía

agosto 10, 2017

El banco de negocios suizo UBS ya lo anunció en el mes de junio: es momento de comprar inmuebles. Dos meses más tarde, los datos del Instituto Nacional de Industria (INE) lo han corroborado. El mercado de la vivienda va como un auténtico Ferrari, un indicador más de que la economía española se encuentra disparada.

En las últimas semanas el aluvió de datos positivos para la economía constituyen un goteo imparable. La economía crecerá el 3,2% este año según el prestigioso gabinete de análisis Funcas, el desempleo se está reduciendo, la banca ya no recibe presiones para aumentar capital y puede prestar fondos con mayor soltura. Todo ello ha llevado a la generación de expectativas positivas, lo que ha hecho que la confianza de los consumidores se sitúe en máximos.

El último indicador de la buena salud de la economía ha sido el de compraventa de viviendas. En los seis primeros meses del año, la compra de vivienda se disparó con un avance del 13,15% hasta alcanzar las 235.672 unidades. Es el mejor registro desde el año 2008, aunque los expertos advierten que el mercado se encuentra aún lejos de los mejores niveles previos a la crisis económica.

Durante los cerca de diez años que ha durado la crisis económica, se produjo un saneamiento bestial en el mercado inmobiliario. No sólo se trató de la quiebra de la mayoría de las inmobiliarias, sino que se produjo un aluvión de desahucios de viviendas. El aumento del empleo ha vuelto a tirar de la compra de viviendas, mientras que grandes fondos de inversión mundiales se han fijado en el mercado español por las posibilidades de rentabilidad de las inversiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies