Vacaciones en España: más caras por culpa del euro

julio 22, 2017

El euro ha comenzado a hacer la pascua en todas direcciones. Los exportadores están viendo cómo sus productos se han encarecido debido a la apreciación de la divisa europea. Los denominados turistas de última hora, los que están pagando estos días por venir a España, han visto cómo su viaje se ha encarecido. En lo que va de año la divisa europea se ha fortalecido desde un mínimo de 1,04 dólares hasta los niveles actuales de 1,16 dólares.

¿Qué ha pasado con la divisa europea para que hayan cambiado las expectativas tanto? Hace un par de años, el Banco Central Europeo decidió que para estimular la deprimida economía europea no era suficiente con rebajar los tipos de interés hasta el simbólico nivel del 0%. Había que inyectar dinero en el circuito monetario con el objetivo de inundar de capital las economías, con lo que, tarde o temprano, el efectivo se inyectaría en empresas y familias.

Después de haber puesto en las arcas de las economías europeas nada menos que dos billones y medio de euros a base de comprar la deuda pública y, a veces, la privada, el final de la escapada se encuentra cerca. Este es el análisis de los especialistas del mercado de divisas: el BCE va a empezar a retirar dinero. Y al haber menos efectivo, los préstamos van a registrar un encarecimiento. Y este va a disparar la inflación, lo que va a provocar una subida de los tipos de interés.

Los mercados son muy listos y reaccionan ante expectativas. Con menos dinero en el mercado, como se prevé para dentro de muy pocos mes, y más inflación, el BCE se va a ver obligado a subir los tipos de interés. Y esta subida de tipos va a atraer capitales especulativos, lo que están anticipando los mercados de divisas. El hecho de que habrá una mayor demanda de euros para que los inversores compren títulos denominados en esta moneda.

El problema de todo ello es que el euro se ha revalorizado más de un 10% en lo que va de año. Es decir, que los productos españoles, entre los que se encuentran los bienes y servicios que se prestan en el sector del turismo, se han encarecido un 10%. Si la ley de la oferta y la demanda funciona bien, eso supone un freno a la venta de productos.

Obstáculo

“La apreciación de una moneda supone a corto plazo algo negativo para las empresas exportadoras, porque el encarecimiento de su producto”, indica Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión. La divisa internacional de referencia es el dólar, por lo que los compradores ven encarecidas sus compras.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha señalado que la institución va a plantear cambios en la política de compras, “el mercado ya ha descontado que el proceso de ajuste monetario comenzará en otoño”, indican desde la consultora de divisas Omega-IGF. En una palabra, devolución de bonos y retirada de dinero del mercado bancario, lo que provocará los efectos ya comentados: encarecimiento del dinero y capitales especulativos hacia la zona euro que apreciarán su divisa.

Una parte muy importante de las 1,31 millones de pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas pertenecen al sector turístico. Son touroperadores, cadenas de distribución, tiendas de ropa, bares, restaurantes, parques de ocio… La apreciación del euro no va a suponer un cambio brutal en los turistas que planificaron su viaje hace meses. Pero sí para los que han decidido apuntarse a última hora, para los que el acenso paso a paso del euro, va a suponer un hándicap.

Competitividad

Para el turismo una divisa fuerte constituye un freno. Pero en el caso de las empresas, existe una contrapartida. “Si se produce una apreciación prolongada de la moneda de referencia, a largo plazo esta apreciación será positiva, porque estimulará a las empresas a mejorar la calidad de sus productos para minimizar el impacto del encarecimiento de su moneda”, asegura Alexis Ortega.

El mañana nunca se conoce. Pero se supone que Draghi deberá ir retirando los 2,5 billones de euros que ha proporcionado al circuito bancario para luchar con la depresión económica. De momento, los analistas han empezado a considerar el nivel de 1,25 dólares como una línea roja para la divisa que perjudicaría al sector del turismo y las exportaciones. Alexis Ortega considera que la divisa europea está infravalorada y que el cambio de equilibrio se encontraría en la banda entre 1,20 y 1,25 dólares. Para ello, aplica las equivalencias que resultan del valor de una cesta de bienes tanto en los Estados Unidos como en Europa. Lo que se conoce como la paridad del poder adquisitivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies